¡Tú puedes tener mariposas monarcas en tu jardín!

No es necesario vivir en Canadá, Estados Unidos o estar en la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca para disfrutar de estos hermosos insectos (Danaus plexippus), ¡tú puedes tener mariposas monarcas en tu jardín! El año pasado yo tuve algunas y hoy te comparto cómo puedes atraerlas a tu hogar. Aún es muy buena temporada para crear el jardín ideal para ellas. ¿Cómo hacerlo?

Es importante brindarles la planta en la que les encanta poner sus huevos y de la cual se alimentarán las orugas una vez que nazcan. Esta planta se llama “asclepia” o “algodoncillo” (Asclepias curassavica), seguramente la has visto en algunos lotes baldíos o jardineras de calles. Esta planta es originaria del norte del continente americano pero cada vez es más común encontrarla en zonas del centro y sur de México (Foto 1 y Foto 2).

Foto 1. Arbusto de asclepias en jardineras.

Foto 2. Arbustos de asclepias en jardinera.

La asclepia es un arbusto que tiene una sustancia lechosa llamada látex en sus tallos y hojas, lo puedes observar cuando las cortas (Foto 3). Tiene pequeños racimos de flores rojas y amarillas (Foto 4). Cuando salen sus frutos, éstos son como cápsulas alargadas (Foto 5). Una vez que se abren sus frutos libera semillas que tienen una apariencia algodonosa, de ahí el nombre que la gente le da, “algodoncillo”.  De hecho, ¡son semillas voladoras! Para eso les sirve el algodoncillo, con el viento la semilla se va de un lugar a otro (Foto 6).

Foto 3. Gotas de látex al cortar las hojas.

Foto 4. Flores de asclepia.

Foto 5. Frutos de asclepia.

Foto 6. Semillas voladoras de asclepia.

Cuando las mariposas monarcas vienen volando desde Canadá o Estados Unidos, hacen algunas paradas para alimentarse pero también para depositar sus huevos. Sus huevecillos no los ponen en cualquier planta, ¡no!, sólo lo harán en las asclepias porque es la única planta que les brinda lo necesario para que las orugas crezcan y lleguen a transformarse en mariposas. Ninguna otra planta les gusta, así que si tú tienes asclepias en tu jardín o en macetas, ¡seguro llegarán ahí a poner sus huevos!

Para tener tu jardín de asclepias necesitarás:

  1. Conseguir semillas de asclepias. Justo en este mes (octubre) hay asclepias que ya tienen semillas, observa todas las plantas a tu alrededor para que las encuentres. Cada planta de asclepia libera entre 300 y 500 semillas.
  2. Prepara la tierra. Cuando hayas conseguido algunas semillas, humedece previamente la tierra de tu jardín o macetas y enseguida deja caer las semillas. No es necesario que las cubras con tierra, sólo basta dejarlas en la superficie de la tierra. Verás que la semilla al caer suelta el algodoncillo y la semilla se queda fija en la tierra.
  3. Riega diariamente. Usa poca agua, salpicando ligeramente las semillas.
  4. ¡Observa! Una vez que tus asclepias comiencen a crecer y tengan suficientes hojas, abre bien tus ojos y busca pequeños orificios en el centro de las hojas, esa es una señal de que ya hay oruguitas de mariposa monarca alimentándose. Al principio son muy pequeñas y te será difícil observarlas pero tras unas semanas podrás distinguirlas fácilmente.

Tu jardín de asclepias puede durar mucho tiempo, ya que libera tantas semillas que cuando menos lo imagines tendrás una gran cantidad de plantas.

Pero, ¿y si no es temporada de mariposas monarcas? No hay porque quitar tus asclepias del jardín, ya que  otros seres vivos llegarán atraídos por esta planta por ejemplo, a los colibríes les gusta llegar por el algodoncillo de las semillas seguramente para construir sus nidos, también llegan algunos pulgones, catarinas y mantis religiosas. Además, las flores son atractivas para otras mariposas que llegan a tomar el néctar.

¡Anímate y haz tu jardín de asclepias! Escríbenos y cuéntanos tu experiencia.

Pacita

Algunas actividades escolares relacionadas con el maratón

Corriendo el Maratón de la Ciudad de México

¡Hola!,

El domingo pasado (2 de septiembre de 2012) algunos miembros de SÏRUKI presenciaron un poquito del Maratón Internacional de la Ciudad de México. Mientras estábamos ahí se nos ocurrió que las competencias atléticas eran un buen pretexto para echar a andar un proyecto o una situación didáctica en el salón. Así que, mientras aplaudíamos a los valientes corredores, hicimos una lista de algunas actividades que se podrían integrar a ese proyecto.

1.Calcular cuánta energía se necesita para correr un maratón, un medio maratón o una carrera de 10km (Ciencias Naturales y Matemáticas).

2. Diseñar un plan de alimentación para un corredor de maratón (Ciencias Naturales).

3. Elaborar carteles para motivar a los deportistas (Español y Arte).

4. Elaborar una presentación sobre los países donde se corren los maratones más famosos del mundo (Geografía).

5. Convertir a centímetros, pulgadas, decímetros, kilómetros la distancia recorrida en el maratón (Matemáticas).

6. Comparar el relieve de 2 o más maratones (p.ej. Ciudad de México y Tequila, Jalisco) y con base en esa información determinar cual es el trayecto más fácil (Geografía).

7. Diseñar y medir el trayecto para realizar una carrera atlética dentro de la escuela (Matemáticas).

8. Entrevistar a algún miembro de la comunidad educativa que corra maratones (Español).

9. Ver completa o fragmentos relevantes de alguna película relacionada con el atletismo (p.ej. Carros de fuego).

10. Averiguar la historia de cómo surgieron los maratones y hacer una línea del tiempo (Historia).

11. Como cierre de proyecto llevar al grupo a alguna carrera atlética organizada cerca de tu localidad o de ser posible llevarlos a presenciar algún maratón donde podrán utilizar sus carteles y animar a los corredores.

Espero que algunas de estas ideas les sean útiles.

Recuerden que en la Consultoría SÏRUKI diseñamos actividades relacionadas con diversas temáticas dentro del aula. ¡Hasta la próxima!